Diminuto planeta azul

El universo visto desde Menorca.

“Mirar al cielo de Menorca es una experiencia infinita, como lo es la miríada de estrellas que iluminan el firmamento del planeta.” Así comienza el nuevo libro de Javier Ares que nos recuerda que viajamos en un pequeñito grano de arena a través de un vasto universo repleto de objetos de gran belleza pero que es de momento el único lugar que alberga vida.

Precio:

20,00

Cantidad:

Descripción

Un libro ameno de astronomía con base en la ecología que despierta el interés por una ciencia milenaria que nos ha llevado a descubrir objetos de enorme belleza rodeados de grandes incógnitas todavía por desvelar. Un repaso por la historia, el saber de las civilizaciones antiguas, los descubrimientos más destacados de la actualidad junto a los fundamentos básicos para disfrutar de la astronomía.

El autor nos hace conscientes de la diversidad de objetos que podemos observar hoy en día a través de la instrumentación, de su belleza y del desconocimiento que tenemos de muchos de ellos como son los agujeros negros, la energía oscura, los neutrinos, etc pero a sabiendas de que entre líneas siempre subyace una verdad actual y es que no hay planeta B ni plan B. Por más que hemos buscado y enviado mensajes de contacto, de momento el único lugar en el que hay Vida es en este planeta. Es tanta la sorpresa que sienten las persones la primera vez que les muestras una galaxia o una nebulosa que uno fácilmente sigue disfrutando de este trabajo de la astronomía como si del primer día se tratase. La luna, tan cerca y esbelta. Los anillos de Saturno, las lunas de Júpiter y su gran tormenta roja; cúmulos de estrellas casi tan viejos como el universo mismo, exoplanetas, quásares, púlsares, estrellas rojas, azules o de neutrones, constelaciones variopintas, el omnipresente Sol,… ¡y tantos otros mundos por descubrir!

Solo este Diminuto Planeta Azul perdido en un pequeño sistema solar de una galaxia cualquiera parece el elegido. Y no es poca su gracia, pues la Vida aquí es abundante y diversa. No solo hay Vida inteligente sino que es colorida, enigmática, resilente, solidaria, realmente esplendorosa. Solo esta canica azul llamada La Tierra, nadie más bella nadie más maternal y acogedora que ella.

Comentarios:

“Con Javier puedo decir sin q me tiemble la voz q he pasado las mejores noches de verano de mi vida. Lo descubrimos gracias a unos amigos que cómo nosotros adoran la isla de Menorca, y la primera vez que llevamos a cabo la observación de nuestro maravilloso firmamento yo me emocioné. Aquella noche (la 1a de un montón) empezó justo al caer el sol, él había traído todo tipo de artilugios a cuál más curioso y nos sentó a todos en semicírculo, nos empezó a hipnotizar con su voz y sus sabiduría infinita y creo recordar q lloré, reí, me dormí, me pasó de todo pero sobretodo me enamoré de él, de esas noches y de nuestro mundo ahí arriba. Un mundo q desconocía y q desde aquel día amo, respeto, admiro, escucho e incluso hablo con él así q deseando estoy de devorar el libro para no tener q esperar a q el verano llegue y sus noches lleguen con él. Gracias Javier por hacerme mirar al cielo cada día de mi nueva vida desde q te conocí.”

“Javier Ares ve más que el resto de la gente. Quiero decir que cuando mira al cielo ve a través del misterio de la bóveda y sabe de qué habla. Parecería que tiene un mapa de las estrellas en su cabeza. Encima lo cuenta bien, sin prisa, con pasión y ganas. Ganas de divulgar que es de las cosas más bonitas que hay. Divulgar es poner en común, compartir lo aprendido, fomentar la curiosidad, ampliar tu condición humana. Todo eso es lo que hace Javier y los que hemos disfrutado de su explicaciones, le estaremos eternamente agradecidos.”